AMADEU, de Albert Boadella. El simplismo político hecho musical.


 

CRÍTICA

Dónde quedaron los tiempos de Els Joglars, dónde quedaron… Amadeu, el último espectáculo de una de las cabezas pensantes de este mítico grupo teatral, Albert Boadella, nos narra la historia de un periodista aficionado al rock al que le endosan un reportaje sobre la figura del compositor de Zarzuela Amadeo Vives debido a una polémica por la que parece que nadie en Cataluña quiere mantener los gastos de su tumba  y puede acabar en una fosa común. Boadella hace de este material un espectáculo simplista, burdo, sin gracia y aburrido, sólo apto para los muy amantes del género chico. Y no es que yo sienta rechazo ante este tipo de género. He disfrutado enormemente con espectáculos similares, como El gato montés (y más patriótico que eso no hay nada) o Las de Caín, sin ir más lejos. Pero esto es otra cosa muy diferente. La puesta en escena es prácticamente inexistente y el feísmo llega a cotas bastante difíciles de superar. Sólo se encuentra la orquesta sobre el escenario y los dos actores con un piano. El resto de intérpretes van y vienen por ese escenario vacío, que no es el escenario vacío de Peter Brook sino un escenario carente de sentido. O lo que es peor, de un tremendo servilismo político, ya que a la postre el espectáculo se transforma en un burdo homenaje a la figura del músico (a cuento de qué esa caracterización de Antoni Comas que parece casi el jorobado de Notre Dame en versión catalana), mezcla de El conciertazo y el Diario de la Noche de Telemadrid.

Boadella parece que se siente identificado con el compositor y el hecho de que la sociedad catalana le repudie al afincarse en Madrid, después de componer himnos catalanes, para realizar composiciones españolistas como la zarzuela. Y es que el tema está tratado de una forma tan burda que hasta sonroja. Y sin gracia ninguna en los chistes o espectacularidad en los números, como podría ser de esperar. Unos números que tampoco son especialmente brillantes y que los cantantes defienden correctamente, pero no mucho más. Boadella manipula los elementos a su antojo para transmitir su moraleja: el uso de los mismos quince segundos de rock utilizados veinte veces durante la representación para hacer que se les coja asco (en vez de utilizar diferentes fragmentos) es una decisión tan demagógica como obviar la información del funeral multitudinario del que fue objeto Vives en Cataluña.

En cuanto a los intérpretes, Antoni Comas hace lo que le mandan, una caricatura de Vives, y como tal está bien (pero no se me ocurre nada más alejado de un homenaje que esto), y Raúl Fernández (al que vimos en la maravillosa Tres años de la Sala Guindalera) defiende como puede un personaje de encefalograma plano y nula profundidad, cliché vergonzoso de la juventud. Pero él no tiene la culpa y como comento defiende bastante bien lo indefendible. El espectáculo, que dura dos horas sin intermedio, es repetitivo hasta la saciedad y podrá ser del agrado de una parte del público, pero carece completamente de valor artístico, a no ser que la soflama política se considere un arte.

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

Dirección y dramaturgia: Albert Boadella / Dirección musical: Miguel Roa y Manuel Coves / Dirección del Coro JORCAM ACADÉMICA: Félix Redondo / Coreografía: Ramón Oller / Escenografía: Ricardo Sánchez-Cuerda / Actores: Amadeo Vives (Antoni Comas), Jordi (Raúl Fernández), Jefe de Redacción (Chema Ruiz) / Solistas: Auxiliadora Toledano – soprano (14, 18, 20, 21, 25, 27, 29 de abril, 2, 3 y 6 de mayo); Yolanda Marín – soprano (14, 15, 19, 22, 24, 26, 28 de abril, 1, 4 y 5 de mayo); Joana Thome – mezzosoprano (14, 18, 20, 22, 25, 27, 29 de abril, 2, 3 y 6 de mayo); Lola Casariego – mezzosoprano (14, 15, 19, 21, 24, 26, 28 de abril, 1, 4 y 5 de mayo); Israel Lozano – tenor (14, 18, 20, 22, 25, 27, 29 de abril, 2, 3 y 6 de mayo); Francisco Corujo – tenor (14, 15, 19, 21, 24, 26, 28 de abril, 1, 4 y 5 de mayo)  /JORCAM Académica.

 

6 comentarios

  1. Yo he visto, sin duda, otro espectáculo, de gran complejidad, finura, excelente dirección e interpretación. Por eso he vuelto a verlo este año. Lo único que no tiene ninguna función de Boadella es simplismo.

    • La riqueza del mundo es que esté lleno de opiniones y cada uno tenga sus gustos. Tal vez no tuviera un buen día, pero tengo que reconocer que me defraudó. Pero como digo me parece necesario que existan las diferencias de opiniones y me alegro de que a usted le haya gustado.

  2. Por cierto, ¿quien firma la critica?

    • La crítica está firmada, aquí no hay que esconderse de nada poruqe al fin y al cabo es una opinión subjetiva (y le aseguro que sin ningún fin oscuro detrás)

  3. Acabo de verlo y no estoy de acuerdo en absoluto con la crítica que haceis. Al igual que me ocurrió con la critica de El Pais al estreno del Ballet Nacional en la Zarzuela hace unas semanas, veo bastante mala fe en ambas criticas, como queriendo hacer daño porque sí. Lamentable.

    • De verdad que no hay mala fe. Es más, si lee el resto de las críticas que se encuentran en este blog difícilmente encontrará una negativa por completo, porque sé lo difícil que es poner en pie un espectáculo y lo todo el esfuerzo que conlleva. Siempre intento econtrar el punto positivo. No me gusta la polémica por la polémica. Pero no comulgué con este espectáculo, sencillamente. Y sigo repitiendo que cada uno tiene sus gustos y me parece completamente lícito que lo que a mí no me haya gustado a otros sí. Porque se trata de algo subjetivo.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 586 seguidores