LAURIE ANDERSON, DELUSION


Foto: Rajav Segev

CRÍTICA

Irreal. Laurie Anderson te sumerge en un mundo de sonidos, instrumentos imposibles, samplers, dobles voces e historias profundas y ligeras a la par que crean una atmósfera hipnótica y completamente irreal.

Una pantalla que cubre el fondo del escenario, otra más pequeña doblada a la izquierda, una sábana extendida a la derecha y una especie de sofá cubierto por otra sábana en mitad del escenario acompañan a Anderson en su viaje con continuas proyecciones sobre sus blancas superficies. Dibujos frenéticos sobre una pizarra, gotas de lluvia, nieve, paisajes lunares…todo vale para crear este mundo irreal en el que nos introduce Anderson.

La que es considerada la artista multimedia más importante de nuestro medio nos regala un espectáculo consistente en 20 historias, unas susurradas, otras cantadas, unas con su voz, otras con una voz distorsionada, sobre la muerte, en general, la de su madre, la conquista espacial o la inutilidad del sistema político-económico actual (con referencia a los campados del 15m de la Puerta del Sol incluida) (“veo que vuestros políticos son igual que los nuestros”, dice en su espectáculo). ¿Es un concierto? No realmente. Es una performance. Aunque haya música continuamente. La música, bien tocada en su violín o lanzada al espacio sonoro a través de samplers, hilo conductor de la narración de Anderson. Un hilo muy fino, ya que hay que reconocer que es un espectáculo difícil de entrar en él y no apto para todos los gustos.

Sin embargo no se le puede negar a la mujer de Lou Reed que sigue manteniendo la capacidad de asombrar y en algunos momentos fascinar, tanto por su bellísima voz en la narración como cuando toca su violín o se transforma en su alter ego fantasmagórico, Fenway Bergamot.  O cuando nos cuenta la historia más personal de su espectáculo, en la que habla sobre un cura católico de Nueva York amigo del mundo bohemio al que le plantea una terrible cuestión: “Tengo un problema: mi madre se está muriendo, pero no la quiero”.

En un momento de su espectáculo nos dice que un hombre muere tres veces: la primera cuando su corazón se para. La segunda cuando su cuerpo es enterrado o incinerado. Y la tercera, la última vez que alguien pronuncia su nombre. Una cosa es segura. Laurie Anderson va a tardar mucho en morir.

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

DELUSION

País:  Estados Unidos      Idioma: inglés (con sobretítulos en español)     Duración aproximada: 1 hora y 30 minutos (sin intermedio)

Un espectáculo de LAURIE ANDERSON

– ESTRENO EN ESPAÑA –

TEATROS DEL CANAL

Fecha de la representación a la que alude la crítica:

01/06/2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s