THE WOOSTER GROUP’S VERSION OF TENNESSEE WILLIAMS’ VIEUX CARRÉ, una alucinación magistral


Photo by Steven Gunther

CRÍTICA

(NUEVA YORK, Baryshnikov Arts Center)


Hablar de The Wooster Group es hablar del grupo de teatro experimental más importante de Nueva York, y por ende de todo Estados Unidos. Este grupo de avant-garde teatral, nacido en 1975, es uno de los máximos exponentes de la concepción del hecho teatral como experiencia. Desde los setenta, sus miembros (entre cuyos fundadores se encuentra Willem Dafoe), siguen adaptando piezas de múltiples autores (Shakespeare, Chejov, O’Neill, Arthur Miller), dándoles un giro total y convirtiéndolas en algo mucho más cercano a la performance que al teatro convencional.

La adaptación de esta obra tardía de Tennessee Wiliams les hace encontrarse por fin con uno de los dramaturgos más importantes de Estados Unidos. Vieux Carré es un texto que Williams tardó cuarenta años en escribir, terminándolo ya en su vejez, que recopila las experiencias vividas en su juventud en una vieja casa de huéspedes del barrio de Vieux Carré en la ciudad de Nueva Orleans. Un texto fragmentario, meláncólico, con una parte autobiográfica importante, que no fue muy bien recibido en su momento (en parte por un evidente carácter homosexual de alguno de sus personajes) llegando a convertirse en una de las grandes obras olvidadas de Williams.

Un texto perfecto para The Wooster Group, que lo transforma en un viaje alucinatorio, lleno de erotismo y caos, a través de los recuerdos y la memoria del protagonista, ese joven escritor (alter ego de Williams) que despierta a la sexualidad y a la creatividad en esa casa de Nueva Orleans.

The Wooster Group sumerge al espectador en un sueño, o más bien en una pesadilla con un estado de duermevela constante. Un brutal lirismo se mezcla con la carnalidad más explícita. Todo sucede en un en un ambiente cargado, sinuoso y envolvente. En un escenario diáfano pero lleno de elementos desperdigados por el suelo, colchones, sillas, mesas, botellas, libros…un caos total, sucio y decadente por el que deambulan los personajes. Unos personajes llevados al límite, completamente excesivos, por unos actores increíbles que se desdoblan a su vez en varios personajes.

Ari Fliakos encarna al escritor, continuamente presente en escena (y casi continuamente también en ropa interior), que nos guía a través de sus recuerdos. Y consigue arrastrar al espectador dentro de su mente en el torbellino de emociones que está experimentando, en una mezcla de soledad, indecisión y deseo. Scott Shepherd interpreta a Nightingale, un viejo atormentado y lascivo artista homosexual tuberculoso, y a Tye, el brutal compañero de una de las inquilinas, Jane, interpretada con ternura increíble por Kate Valk, que a la vez interpreta a Mrs. Wire, la casera que parece sacada de una película de terror (brutal caracterización de Valk aquí también). Daniel Pettrow interpreta a un fotógrafo, itinerante en la historia, y a Sky, ése espiritu libre del que se enamora el escritor y con el que consigue escapar al final.

Toda la obra está impregnada de sexualidad: el escritor luchando por encontrar su camino, el viejo artista, obsesionado con tener una última relación, Tye utiliza el sexo para sus intereses, tres pantallas que hay en escena alternan imágenes pornográficas con otras de los propios actores en directo u otras imágenes evocadoras. Scott Shepherd en sus dos personajes lleva un falo de plástico (gran parte del tiempo a la vista en el viejo artista homosexual que viste con un simple batín, que recuerda a un kimono japonés), o embutido en la ropa interior en el rudo personaje de Tye (que puede llegar a prostituirse con hombres por una cantidad razonable de dinero). El sexo está explícitamente presente de forma continua, pero no de manera gratuita. Forma parte de la vida de esos personajes.

Unos personajes que se deslizan entrando y saliendo de la escena, como de la mente del escritor, que les convoca a todos, que finalmente, cuando consigue salir del bloqueo que le atenaza, comienza a escribir. Sus palabras se ven reflejadas en el fondo del escenario. Y esas palabras son a a la vez las palabras que salen de la boca de los personajes de la casa de huéspedes en una plasmación directa del hecho creativo. Son estos recursos lo que hacen de The Wooster Group algo inimitable: el mágnífico uso de los pantallas (que además del uso ya descrito, proyectan también imágenes de las películas de los sesenta de Ryan Trecartin y también de Paul Morrisey para Andy Warhol), la escenografía (que posee además plataformas rotatorias para cambios de escena), la iluminación (sencillamente magnífica, irreal y tenebrosa, con cambios continuos de diferentes filtros para las diferentes escenas que se producen a la vez en el escenario, con ondulaciones en momentos de pausa que provocan un efecto hipnótico, como cuando observas el mar o el fuego de una chimenea). Por no hablar de un diseño de sonido como nunca he oído en un teatro, potenciando su capacidad expresiva al máximo, otorgando a cada uno de los personajes unas cualidades sonoras diferentes (ecos, volúmenes, gravedad…), además de crear unos ambientes evocadores y muy ricos y utilizar unas composiciones musicales perfectas que fomentan la melancolía necesaria para experimentar esta pieza.

Todo, y digo todos y cada uno de sus elementos, están en una armonía superior para crear este viaje alucinatorio. Por lo visto en The Wooster Group todos los departamentos trabajan a la vez en la preparación de las escenas. De un día de seis horas sacan en claro diez minutos de obra, en un diálogo constante y conjunto entre actores, escenógrafos, iluminadores, sonidistas, equipo audiovisual…todo supervisado por la directora, Elisabeth LeCompte. Sin duda es una forma de trabajar que les beneficia.

Podría estar hablando horas y horas sobre este increíble espectáculo, pero voy a parar. Simplemente decir que si alguna vez tenéis la oportunidad de asistir a un espectáculo de esta compañía, no lo dudéis ni un solo momento. Es una experiencia catártica. Y de lo mejor (si no lo mejor a secas) que he visto sobre un escenario jamás.

 

Photo by Paula Court

 

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

VIEUX CARRÉ
by Tennessee Williams

The Writer: Ari Fliakos
Photographer: Judson Williams (2009), Daniel Pettrow (2010-11)
Mrs. Wire: Ellen Mills (2009), Kate Valk (2010-11)
Nursie: Kaneza Schaal
Jane Sparks: Kate Valk
Nightingale: Scott Shepherd
The Pickup: Daniel Jackson
Mary Maude and Miss Carrie: Alan Boyd Kleiman (on video)
Tye McCool: Scott Shepherd
Avatar: Andrew Schneider
Dancer: Casey Spooner (on video)
The Judge: Ben Williams (voice-over)
Sky: Raimonda Skeryte (2009), Daniel Pettrow (2010-11)

Director: Elizabeth LeCompte
Associate Director: Kate Valk
Lighting: Jennifer Tipton
Sound: Matt Schloss, Omar Zubair
Video: Andrew Schneider
Production Manager: Bozkurt Karasu
Stage Manager: Teresa Hartmann
Technical Director, Additional Video: Aron Deyo
Master Electrician: Rob Reese (2009), Kent Barrett (2010-11)
Technical Assistant: Daniel Jackson
Wardrobe: Enver Chakartash
Sound Consultant: Jamie McElhinney
Special Advisor: Casey Spooner
Cineturg: Dennis Dermody
Producer: Cynthia Hedstrom
General Manager: Edward McKeaney
Grants/Operations Manager: Jamie Poskin
Archivist: Clay Hapaz
Media Projects: Geoff Abbas
Arts Education Manager: Kaneza Schaal
Administrator: Jason Gray Platt
Strategic Consultant: Joel Bassin
Video Blog: Zbigniew Bzymek with Jean Coleman

VIEUX CARRÉ is presented by special arrangement with Samuel French Inc. on behalf of the University of the South, Sewanee, Tennessee. A co-production between Théâtre National de Strasbourg, Les Spectacles Vivants-Centre Pompidou, Festival d’Automne à Paris.


Production History

November, 2008: Rehearsals at The Performing Garage
December, 2008: Research and film shoot in New Orleans, Louisiana
May, 2009: Rehearsals at The Performing Garage
August-October, 2009: Rehearsals at The Performing Garage
November 19 – 23, 2009: Performances at Festival d’Automne at Centre Pompidou in Paris, France
November 6 – 14, 2009: Performances at Festival Premieres at Théâtre National in Strasbourg, France
May – June, 2010: Rehearsals at The Performing Garage
August 21 – 24, 2010: Performances at the Edinburgh International Festival at Royal Lyceum Theater in Edinburgh, Scotland
October – November, 2010: Rehearsals at The Performing Garage
December 1 – 12, 2010: Performances at REDCAT in Los Angeles
February 2 – March 13, 2011: Performances at the Baryshnikov Arts Center in New York

Web de la compañía:

http://thewoostergroup.org/twg/twg.php?vieux-carre

FECHA DE LA REPRESENTACIÓN A LA QUE ALUDE LA CRÍTICA:

13/03/2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s