PLANETA GÓMEZ KAMINSKY, en el Off Lara. La sencillez y la melancolía.


PLANETA-GOMEZ-KAMINSKY-CARTEL-WEB-589x287


CRÍTICA

Me llamo Daniela Kaminsky Gómez. Tengo 20 años. De pequeña quería ser bombero, pero ahora estudio segundo de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Pero nunca voy a ejercer de periodista, porque mañana voy a morir en un accidente de coche”. Ésa es Daniela. Y ése es el comienzo de Planeta Gómez Kaminsky. Una obra de Álvaro Aránguez, tierna, melancólica, divertida y sencilla, en la cual la joven Andrea Ros nos toma de la mano, guiándonos a través de la infancia y juventud, de sus miedos y anhelos, hasta el centro del alma de una chica de 20 años que se resiste a crecer.

El joven Aránguez y la joven Ros han conseguido eso tan difícil que es hacer aparentemente fácil lo complicado. El fin de la inocencia, la infancia perdida, los traumas infantiles y los sueños se diluyen a la perfección en un texto sin grandes florituras pero con enormes dosis de ternura y cariño que llevan a la emoción y la sonrisa. Ros, a la que vimos hace poco en La llamada (que ahora vuelve al escenario del Teatro Lara), es una Lolita ingenua y marginada (la coja, barra “rara de cojones”) que poco a poco va desgranando su relativamente breve existencia: recuerdos de infancia, sus padres, el colegio, las vacaciones en la playa con su tía Carmen… A pesar de que Daniela confiesa que sólo posee unas cuantas imágenes de su infancia, esas imágenes se van multiplicando y se nos presentan como frescos que toman vida, color y calor con la voz y los ojos de Andrea Ros, que oscilan entre la mirada traviesa, la melancolía y la tristeza. Ros es capaz de sonreír con su mirada y al segundo siguiente inundarla de lágrimas contenidas como en una presa a punto de desbordarse. Y triunfa de forma maravillosa en llevar ella sola el peso de este monólogo, con una naturalidad y frescura que la convierten en una actriz para no perder de vista en absoluto. Planeta Gómez Kaminsky transita por el universo real y el de los recuerdos, a través del mundo de los sueños y de la vigilia. Una vigilia en la que se visita este tan particular (pero también reconocible) álbum de recuerdos, visto desde la melancolía de un futuro posible, real o imaginario.

Planeta Gómez Kaminsky consigue transformar en poesía, casi sin esfuerzo, la vida diaria. La identificación con la protagonista es inevitable, y un final lo suficientemente abierto huye de explicaciones innecesarias, dejando al espectador libre para sentir y emocionarse. Aránguez y Ros logran sumergirnos en la mente y el corazón de Daniela, en la poética del día a día. Vivir con ella sus alegrías y tristezas. Y una vez que las luces de la sala se encienden, “nosotros seguimos ahí, en el Planeta Gómez Kaminsky” durante un buen rato más, sin la intención siquiera de desear volver al nuestro.

 


planeta gomez kamisnky


 

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

Autor y director: Álvaro Aránguez

Daniela Gómez Kaminsky: Andrea Ros

Iluminación: Guillermo Jiménez

Escenografía: Fernando Sánchez

Ayte. Dirección: Daniel Eusse

Grafismo: Pablo González

Montaje vídeo: Álvaro Aymerich

 

Fechas únicas: 2, 9, 22 y 29 de octubre. 22:00h

Hall del TEATRO LARA, Madrid.

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s