CREEP, en el Burdel a Escena


CREEP_1

 

CRÍTICA

Dos chicos se conocen en la consulta de un dentista. A partir de entonces asistiremos a la evolución (o involución) de su relación, repleta de sexo, mentiras y canciones. Esto es Creep, una nueva obra en un nuevo espacio escénico, El burdel a escena, y en las dependencias de este antiguo burdel observaremos las idas y venidas sentimentales de estos seres perdidos que no saben querer como es debido.

Sin embargo, esta creación del colectivo DoriamsOjOproduce y protagonizado por Javier Sotorres, Héctor Gutiérrez y Supremme de Luxe es un relato que, a pesar de tener sus aciertos, no llega a convencer del todo. El principal fallo radica en un guión que, teniendo sus puntos positivos, peca de ser repetitivo y que en algunas ocasiones deja demasiado en evidencia su interés en calentar a la audiencia. Culmen de estas intenciones es un monólogo, por ejemplo, que más que aportar a la narración parece sacado de una novela rosa de alta graduación erótica para gays. Como si Corín Tellado hubiera escrito 50 sombras de Grey después de ver un maratón de películas de Martín Mazza. Y no es que no me guste este tipo de calenturas, es que resulta demasiado evidente y no tiene ningún tipo de carácter transgresor si se utiliza de manera tan obvia.

Al igual que para buscar (y encontrar) al público gay están los momentos de Supremme de Luxe, que harán las delicias de aquellos que son drag friendly. Porque además tiene un poquito de todo (en este caso bastante bien medido) desde canciones de la Pantoja hasta reflexiones más o menos cachondas o sorprendentes momentos de intenso dramatismo.

En el lado positivo también hay que decir que Creep tiene su fondo amargo. Y que además los actores defienden sus papeles bastante bien, teniendo en cuenta además lo reducido del espacio y lo delicado de algunas escenas. Destacando en especial Javier Sotorres, con un personaje que oscila entre la osadía y la debilidad de forma bastante bien resuelta. Además el espectáculo remonta en su último tramo (aunque tal vez sobra una coda final en forma de vídeo). El caso, que Creep es un espectáculo irregular, que tendrá sus detractores y sus defensores (sin meter entre medias el tema de la homofobia, que si alguien tiene sus reparos para ver este tipo de historia en escena, que ni se acerque, a riesgo de que le provoque una reacción alérgica por todo el cuerpo) (o que vaya y que le salgan sarpullidos, que se lo merecería). Yo por mi lado, y sin que ninguna sospecha de homofobia pueda recaer sobre mi cabeza, en algún momento de la función no podía evitar pensar precisamente en la canción de Radiohead… “What the hell am I doing here? I don’t belong here…”

WEB DEL ESPECTÁCULO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s