MÉTODO LEBRUN PARA LA FELICIDAD, de Juan Mayorga. La felicidad en treinta minutos


Metodo-LeBrun_07-851x500

(Esta crítica fue publicada en la web de cultura Notodo.com con motivo del estreno de Método Lebrun para la felicidad en el recién inaugurado espacio teatral La Trastienda de Madrid. Una pieza corta de Mayorga  mucho más que interesante. Para más información podéis hacer clic aquí y ver la reseña en la web de Notodo.)

MÉTODO LEBRUN PARA LA FELICIDAD. crítica por Miguel Gabaldón

“Ha llegado el momento de descubrir su rostro. Por favor, no se rían de ella, no se burlen. Es un monstruo, sí, pero también es la Humanidad. Toda la Humanidad. ¡Tan-ta-ta-chan…!” Un nuevo espacio independiente en la capital de apenas un par de meses de vida: La Trastienda. Un texto corto de Juan Mayorga: Método Lebrun para la felicidad. Apenas media hora de espectáculo. Y ¡Tan-ta-ta-chan…! se obra el milagro. La Trastienda es un pequeño local en La Latina, en la línea de otros pequeños espacios escénicos no convencionales que están creciendo como pequeñas hierbecillas entre el cementazo de ésta nuestra querida urbe. En este caso se trata de un local muy sencillo pero tremendamente interesante, en el que unas paredes de ladrillo visto conviven con otras de obra reciente y de un blanco impoluto. El conjunto crea una sensación especial, ideal para diferenciarla de otras salas. Y qué mejor que un texto del que está destinado a convertirse (aunque ya lo sea) en uno de los más grandes autores patrios, Mayorga, para conocer este nuevo espacio (y además por un precio mucho más que módico, que todo hay que decirlo).

Método Lebrun para la felicidad es un montaje sencillo, humilde, con dos personajes, y breve, muy breve. Pero emociona, mueve a la reflexión, crea multitud de imágenes y sentimientos en esos treinta minutos y resulta mucho más potente que otros muchos espectáculos largos del circuito comercial. Un hombre (“Otro charlatán”. No. Yo no. Yo no soy un charlatán. Soy un científico”.) contrata a una prostituta (“El ser más falso que he conocido nunca. Durante unos minutos, desde el otro lado del cristal, consiguió hacerme creer que me amaba. ¡Que me amaba! ¡A mí!“) que encuentra en el Barrio Rojo de Amsterdam, para representar las caras del Método Lebrun: “Desesperación, tristeza, llanto, dolor, miedo, tedio, desprecio, cólera, odio, celos, amor, admiración, deseo, placer, sorpresa, risa, esperanza, alegría, felicidad. Felicidad.”

“Las diecinueve posibilidades del rostro humano. Las diecinueve posibilidades de la vida de un hombre. La Humanidad. La Humanidad, sí, de eso se trata. Eso es lo que está a punto de hacerse presente aquí, ante ustedes, hoy. En esta mujer.” Aunque parezca difícil, Mayorga consigue en esta escueta pieza lo que los relatos cortos de los grandes autores, condensando temas inabarcables en media hora sin que resulte pretencioso, reflexionando sobre la búsqueda de la felicidad. Y para saber si Pascal tiene razón en su máxima que enuncia esta obra (“Somos autómatas tanto como espíritus. Es preciso convencer a nuestras dos partes. Al espíritu, por medio de razones; al autómata, por medio de la costumbre”) mejor que cada uno lo vea asistiendo a este espectáculo. La puesta en escena de la directora Inés Piñole redunda en la sencillez, sin efectismos ni complicaciones, sólo con las lámparas que el propio actor va apagando y encendiendo creando expresivas imágenes. Manolo Caro interpreta a este maestro de ceremonias a la perfección, vendiéndonos este método a los asistentes sin pudor como un mago representando su papel. Y Rosario Santesmases es una Margarita espectacular, conmoviendo con su despliegue interpretativo a través de los pasos del método. Y al final uno sale de esta escondida trastienda habiendo asistido a un experimento emocional y con mucho, mucho en lo que pensar.  “Ella va a guiarles, ella va a servirles de guía a lo largo de las veinte etapas del viaje. Un viaje duro, peligroso, pocos llegarán hasta el final, pero merece la pena, recuerden cuál es la última etapa. Ya, ya sé lo que están pensando, y la respuesta es no. No, no pueden ahorrarse ningún paso, no pueden llegar a la felicidad sin pasar por todo lo demás. Así es el método; así es la vida.”

M.G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s