PLAYING CARDS 1: SPADES (Juego de cartas 1: PICAS), dirigida por ROBERT LEPAGE

CRÍTICA

Robert Lepage es una de los visionarios de la escena y ha elegido el XXIX Festival de Otoño en Primavera (me pregunto cuándo cambiarán el nombre) para el estreno mundial de su último espectáculo: Playing Cards 1: Spades (Juego de Cartas 1: Picas), en el espacio circular del Teatro Circo Price de Madrid. Lepage y su Ex Machina, la compañía multidisciplinar que aglutina artes escénicas con el vídeo o el multimedia, nos presenta un espectáculo, primera parte de una tetralogía a la que seguirán los distintos palos restantes de la baraja. Cada uno transitará por un universo diferente, acorde a diferentes simbologías.

En este caso las picas aluden a la guerra. Las Vegas y una zona de entrenamiento militar en el desierto de Mojave son los escenarios en los que se desarrolla un espectáculo de tres horas con seis actores que interpretan a 36 personajes en inglés, francés y español. Una obra ambiciosa que a pesar de algunos momentos en los que entra en barrena (ciertos espectadores abandonaron la sala), sin duda es un espectáculo que merece la pena. El entrecruzar de la vida de estos personajes de la capital del vicio (clientes, empleados, prostitutas, viajeros) con el ámbito bélico, el soldado danés y español preparándose en una base cercana en el desierto (con “extras” de la zona que interpretan a iraquíes), conforma un mosaico rico y simbólico de la vida contemporánea, en el que no falta la reflexión política o filosófica. La aparición de un cowboy demoníaco, un lucifer lascivo, contrapuesto a una figura santa que recorre el desierto, una especie de chamán salvador, aporta el tono onírico a una historia que podría salir de los cuentos cortos de Raymond Carver y sus Vidas cruzadas.

El escenario de 360º es tal vez lo más llamativo de la función (junto con la magnífica labor de transformación de los actores). Este escenario, una pltaforma circular desnuda, va subiendo y bajando modularmente, con trampillas y demás mecanismos de los que salen o entran los personajes. Una idea tremendamente sencilla pero a la vez muy compleja que funciona como un mecanismo de relojería. A la ambientación ayudan un fantástico diseño de iluminación y sonido y vestuario. Las habitaciones, pasillos o zonas de recreo de un hotel se nos aparecen ante los ojos en momentos fantásticos de juego escénico. Por poner un ejemplo, en un momento una zona cuadrangular del centro del escenario desciende y aparecen dos barandillas. Empieza a salir humo del fondo y la iluminación se torna azulada. Un personaje entra en bañador y se recuesta con los brazos extendidos en una esquina. Estamos en el jacuzzi del hotel. Sencillo pero increíblemente efectivo. Todos los cambios son así. Además en algunas escenas el anillo exterior de la plataforma gira independientemente para provocar diferentes efectos a los personajes que andan sobre él. Sobresaliente.

Y en cuanto a las actuaciones, simplemente con decir que hasta que no salen salen los seis intérpretes a saludar al final del espectáculo resulta imposible saber con exactitud cuántos eran, ya está dicho todo. Fantástica esta labor camaleónica de los actores a nivel de caracterización en unos cambios además rápidos y certeros que confunden al público y hace imposible el reconocimiento de qué actor interpreta cada cual. Cierto es que el total del espectáculo no llega a ser redondo y algunos personajes funcionan mejor que otros, pero es inevitable dadas las características del espectáculo. Después de un inicio muy sugerente se pierde algo en la parte intermedia pero remonta de forma espectacular en el tramo final. Entre lo mejor la historia de la pareja francesa que se casa en Las Vegas y conoce a ese inquietante cowboy, y el atormentado personaje del soldado danés. El personaje de la prostituta interpretada por Nuria García también se revela como uno de los mejores de la función.

Los personajes juegan entre ellos, juegan con sus sentimientos, juegan con cartas trucadas, juegan abocados al fracaso, a perderlo todo. Aunque por momentos aparece la posibilidad de la redención. De la salvación por medio de la liberación de los bienes terrenales. ¿Pero quien acaba ganando, el bien o el mal? Este Juego de Cartas de Lepage es un puzzle, un mosaico de personajes perdidos en medio del desierto en una Torre de Babel del mundo contemporáneo que revela desde el miedo a la guerra o los problemas de la inmigración ilegal a los peligros de las tentaciones de los demonios contemporáneos.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA:

País: Canadá      Idioma: Francés, inglés y español (con sobretítulos en español)      Duración aproximada: 3 horas (sin intermedio)
Año de producción: 2012
Textos: SYLVIO ARRIOLA, CAROLE FAISANT, NURIA GARCIA, TONY GUILFOYLE, MARTIN HABERSTROH, ROBERT LEPAGE, SOPHIE MARTIN, ROBERTO MORI Dirección escénica: ROBERT LEPAGE Dramaturgia: PEDER BJURMAN Asistente de la puesta en escena: FÉLIX DAGENAIS
Intérpretes: SYLVIO ARRIOLA, NURIA GARCIA, TONY GUILFOYLE, MARTIN HABERSTROH, SOPHIE MARTIN, ROBERTO MORI Música original: PHILIPPE BACHMAN Escenografía: JEAN HAZEL Diseño de iluminación: LOUIS-XAVIER GAGNON-LEBRUN Diseño de espacio sonoro: JEAN- SÉBASTIEN CÔTÉ Diseño de vestuario: SÉBASTIEN DIONNE Asistente diseño de vestuario: STÉPHANIE CLÉROUX Diseño de utilería: VIRGINIE LECLERC Diseño de imágenes: DAVID LECLERC Wind art: DANIEL WURTZEL Pelucas: RACHEL TREMBLAY Una producción de: EX MACHINA
Impulsada por: 360° NETWORK Patrocinada por: LUMINATO, TORONTO FESTIVAL OF ARTS & CREATIVITY En coproducción con: TEATRO CIRCO PRICE – MADRIDº, RUHRTRIENNALE, SCÈNE NATIONALE DE SÉNART – LA COUPOLEº, LA COMÈTE – SCÈNE NATIONALE DE CHÂLONS- EN-CHAMPAGNEº, CÉLESTINS – THÉÂTRE DE LYON, CIRQUE JULES VERNE & MAISON DE LA CULTURE, SCÈNE NATIONALE D’AMIENSº, ROUNDHOUSE – LONDRESº, ODÉON-THÉÂTRE DE L’EUROPE, ØSTRE GASVÆRK TEATER – COPENHAGUEº, NORFOLK & NORWICH FESTIVALº, INTERNATIONAL STAGE AT GASVERKET STOCKHOLMº – º MIEMBROS DE LA RED 360°, ASOCIACIÓN DE ESPACIOS CIRCULARES DEDICADOS AL ÁMBITO ARTÍSTICO