SHIRLEY VALENTINE, con Verónica Forqué, en el Teatro Maravillas

 

Para leer la crítica sobre el espectáculo Shirley Valentine que se representa en el Teatro Maravillas de Madrid, remito a mi reseña publicada originariamente en la web de cultura NOTODO.COM, que se puede encontrar pinchando aquí.

Verónica Forqué es Shirley Valentine en el Teatro Maravillas de Madrid

Verónica Forqué o la eterna sonrisa. ¿Alguna de nuestras actrices tiene una sonrisa más característica? ¿Y más permanente? ¿Cómo puede ser eso? ¿Acaso es un experimento genético? El caso es que la actriz de la eterna sonrisa protagoniza la obra Shirley Valentine, que después de más de cien representaciones por toda España ha llegado al Teatro Maravillas de Madrid. Y el caso también es que, aparte de enseñarnos ese gesto tan característico suyo, nos regala un catálogo de recursos maravilloso que hace que caigamos rendidos a sus pies sin poder evitarlo. Porque la Forqué es Shirley Valentine y Shirley Valentine es Verónica Forqué. Una delicia de espectáculo. Un monólogo en el que este personaje, una ama de casa frustrada de Liverpool (que igualmente podría ser de Moscú o de Cuenca) va desgranando sus historias con infinita ternura, hablando con la pared de su casa (¿Verdad, pared?) porque no tiene nadie más con quien conversar. Una mujer súbitamente ilusionada como un niño con zapatos nuevos ante la posibilidad de un viaje a Grecia con su ultrafeminista amiga Joana.

El marido que una vez fue un compañero pero ahora es un bestia, la hija insufrible, el hijo okupa, las vecinas cotillas… Todos los personajes van pasando por escena sin necesidad de más actores, sólo gracias a la carne y la voz de la Forqué, que se transforma en unos y otros en un maravilloso trabajo de interpretación con el que la actriz se mete al público en el bolsillo. Una labor magnífica, que logra transformar la complejidad en naturalidad apabullante y la tristeza en risa. El descubrimiento del clítoris (“por culpa de Sigmun Frou llevamos toda la vida cogiendo un autobús que creíamos que llevaba a Manchester… ¡pero no llevaba a Manchester!“) u otras frases míticas como “el sesso es como las rebajas: mucho empujón, mucho sudar, pero al final lo que te llevas pues tampoco era para tanto” convierten las frustraciones vitales de esta mujer en chistes. Porque sobre todo hace reír, pero también emociona. Siempre hay un poso de tristeza en el fondo, aunque poco a poco y gracias a un viaje físico y emocional va desapareciendo para descubrir una protagonista nueva: que ya no quiere ser más Shirley Smith (su apellido de casada) sino Shirley Valentine de nuevo. La obra de Willy Russell, que fue llevada al cine en los ochenta, nominando a su actriz protagonista Pauline Collins al Oscar, es adaptada por Nacho Artimeintroduciendo algunos elementos actualizadores (internet y demás) que cuadran bien y dirigida por Manuel Iborra (esposísimo de la protagonista y del que hace poco pudimos ver su agradable Orquesta Club Virginia) de forma sencilla y clásica para que todo el peso caiga (y en este caso es sin duda la opción correcta) sobre la actuación de la Forqué. Da un toque de realismo absolutamente fantástico, por ejemplo, el que la protagonista cocine unos polémicos huevos con patatas en directo, llenando la sala de un olorcito rico rico a comidita buena. Y es que en esencia lo que nos dice la obra es que hay que vivir la vida y aprovechar las oportunidades que se nos pongan por delante.

Shirley Valentine es cualquier ama de casa frustrada de cualquier rincón del mundo. Seguro que hay identificaciones a cascoporro en el patio de butacas. Pero no solo de amas de casa, sino de cualquiera que crea que está desperdiciando su vida. El mayor logro de este espectáculo es que, a través de la sencillez y la sonrisa (sí, gracias a esa sonrisa de la Forqué), llega al corazoncito de los espectadores y se queda ahí durante un buen rato. Que toca la patata, vamos.

+ INFO

Nombre del montaje: Shirley Valentine

Disciplina: Teatro contemporáneo

Director: Manuel Iborra

Autor: Willy Russell

Adaptaci�n: Nacho Artime

Reparto: Verónica Forqué

Música: Luis Mendo y Bernardo Fuster
Diseño de vestuario: Juan Ortega
Diseño de iluminación: Nicolás Fischtel
Diseño de escenografía: Andrea D’Odorico
Producción
: Carlos Lorenzo

D�nde: Teatro Maravillas

Direcci�n: Manuela Malasaña, 6. Madrid

Hasta: Noviembre

Horario: De miércoles a viernes a las 20h. Sábados 19h y 22h. Domingos 20h.

Precio: 25 € / Miércoles (día del espectador) 20 €.

Venta de entradas: www.entradas.com

ORQUESTA CLUB VIRGINIA, la película de Manuel Iborra en las tablas del Matadero

Para leer la crítica sobre el espectáculo “Orquesta Club Virginia” que se representa en el Matadero de Madrid, remito a mi reseña publicada en la web de cultura NOTODO.COM, que se puede encontrar en el siguiente link:

http://www.notodo.com/escena/teatro_contemporaneo/3565_orquesta_club_virginia_matadero_madrid.html

La Orquesta Club Virginia vuelve a tocar y cambia la pantalla por las tablas del Matadero

Orquesta Club Virginia se ve, se siente y se entiende como una reunión de viejos amigos después de años sin verse. La puesta en escena de la película de Manuel Iborra sobre las tablas del Matadero recoge el legado de aquel film de 1992, con el mismo director y unos cuantos de los intérpretes originales. La historia de Tony y sus memorias sobre un mítico viaje de iniciación con la orquesta de su padre para tocar en el Hilton de Beirut (destino al que nunca llegarán, ya que como se sabe lo importante es el viaje), conjuga una serie de elementos cómicos y ligeramente dramáticos ambientados en los años sesenta que apelan a la nostalgia del público.

Manuel Iborra pone en pie así un espectáculo sin pretensiones cuyo mérito es el de resultar agradable. Se trata de una obra sencilla basada en la nostalgia y el tirón de unos actores a los que estamos acostumbrados a ver en la pequeña y gran pantalla, clásicos del cine español que hace unos años estaban presentes a todas horas allá donde se mirase, y que ahora viéndoles a todos en escena uno se siente como en una reunión de viejos amigos. Así nos encontramos a algunos de los intérpretes originales de la película y a nuevos fichajes. Antonio Resines, Enrique San Francisco, Pau Riba, Jorge Sanz (en alternancia con Juan Díaz) y Víctor Elías son los miembros de la orquesta. Un recorrido por las caras más conocidas de la ficción española. Y todos defienden sus papeles como se espera de ellos. San Francisco y Jorge Sanz son tal vez los más resultones (realmente muy divertidos), mientras que se nota ligeramente la falta de tablas de Víctor Elías (el protagonista, e hijo de Resines aquí y en la ficción televisiva de Los Serrano) en comparación con sus partenaires. Tengo que reconocer que Antonio Resines no es santo de mi devoción e iba con ciertos reparos a ver la función. Pero a pesar de que siga haciendo de él mismo, está bastante más controlado con respecto a otros ejemplos recientes. También aparecen Guillermo Montesinosy Macarena Gómez como una pareja artística italiana dedicados a la magia (grande Macarena Gómez, divertidísima), y un grupo musical de féminas hippies comandado por Miranda Gas, que será el primer amor del protagonista. El escenario, estructurado como un tríptico de pantallas sobre las que se proyectan imágenes para hacer los cambios de escena y que se van levantando alternativamente para dejar ver al otro lado diferentes decorados, es sencillo y funcional, así como el resto de los elementos de la puesta en escena.

A la obra se le puede achacar algunos problemas de ritmo y una excesiva duración que acaba por pesar sobre el resultado final. Parece una estructura que funciona mejor efectivamente en película que sobre el escenario (el propio Iborra alude a la nouvelle vague como referente para su film). Ya que no tiene realmente una historia ni conflicto dramático claros, tal vez sin alguna de las numerosos cuadros podría funcionar más eficazmente. Y algo que se echa de menos también (y que hace que el espectáculo pierda valor en conjunto), es la falta de música en directo. Aunque los playbacks están bastante conseguidos, a primera vista parece (sin tener información fidedigna sobre ello) que sólo los números protagonizados por Víctor Elías, Miranda Gas y Macarena Gómez tienen voz en directo, mientras que el resto son piezas enlatadas. Y puesto que éste se erige como un homenaje al mundo de los músicos, resulta paradójico que la música no sea en directo, lo que llegaría mucho más al público. Aún así sigue siendo un espectáculo entrañable del que se sale, si no entusiasmado, sí con una sensación bastante agradable.

Orquesta Club Virginia
+ INFO

 

Nombre del montaje: Orquesta Club Virginia

Disciplina: Teatro musical

Director: Manuel Iborra

Autor: Manuel Iborra y Joaquín Oristrell

Reparto: Antonio Resines, Víctor Elías, Jorge Sanz, Enrique San Francisco, Pepón Nieto, Pau Riba, Guillermo Montesinos, Macarena Gómez, Miranda Gas, Vicky Luengo, Iris Arisa, María Mira, Juan Díaz

Escenografía: Jean Guy Lecat
Vestuario: Lorenzo Caprile
Composición y arreglos musicales: Santi Arisa

D�nde: Naves del Español, Sala Uno. Matadero

Direcci�n: Paseo de la Chopera,14. Madrid

Hasta: 15.07

Horario: De martes a sábado 20h. Domingos 18h.

Precio: 22 euros. Día del espectador 25% descuento

Venta de entradas: www.telentrada.com